lunes, 16 de junio de 2014

La miel de letras

   Insisto, quiero remarcarlo, darle énfasis, hacerlo brillar para que puedan entenderlo. Sin duda alguna, es algo que acaricia mi razón como si de una ninfa se tratase. Sueño ha desaparecido. Si, hablo de él, de él en sí mismo. Sueño ha decidido no presentarse durante estas noches, se ha ido, se ha ocultado entre las ramas del olvido, se ha evaporado con el resto de sustantivos personificados suicidas. Como si nunca hubiese existido, como si ciertamente, no hubiese tenido derecho de haber estado aquí jamás.

   Sueño es una ilusión, no, es "la" única ilusión. Una abstracta, que solo parece ser ideal en la lejanía, en los vestigios de la puesta de sol, en los suspiros de la brisa más efímera y audaz.  Pero, hay algo que hace pestañear consecutivamente a mis ojos ante la extrañeza de su sentido. Sueño es "la" ilusión, sí. Pero, he descubierto algo que ha golpeado mi razón al principio pero que luego ha acariciado dulcemente mi paladar, como una miel de letras.  De ilusión me rodeo al no soñar.  ¡La ilusión me rodea ante la ausencia de él!.  ¿Una contradicción? ¿Algo imposible, no?  No. Ni te lo plantees. Incierta es la contradicción. De nuevo, también ella es ilusión.

   La ausencia de él, provoca numerosas ilusiones de toda índole que surgen en mi pequeño corazón de hojalata,  provocando una diferencia de significado para el cuerdo, y una implícita, intensa y metafórica exhalación para mí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es un placer recibir tu opinión.
Gracias ^^