domingo, 8 de marzo de 2015

Suponer que se cree

     A veces tengo la necesidad se suponer, sí, suponer por suponer, suponer por el simple hecho de evitarme responsabilidad en cuanto a la veracidad de lo que siento. Supongo que algo me pasa, que no estoy preparada, que no soy libre. Porque si fuera libre podría gritar todo lo que supongo que siento.

     ¿Alguna vez te has dado cuenta de que tienes demasiadas cosas en tu mente? ¿Más de las que sueles saber que tienes? ¿Tantas incluso como para querer expresarlas y no poder? Como si todas se concentraran en un agitado y constante baile cruel. Un baile de locuras que nunca para y que me sobre-estimula -aún no sé si para bien o para mal-. Eso es lo que siento, no, lo que creo sentir, no ¿Lo que supongo que siento? Sí, eso. 

     Supongo que se mezclan, que se enredan a voluntad, que se transforman en muchas más posibilidades que cada vez crecen más y más hasta provocarme terribles dolores de cabeza. Supongo que lo saben, que ellas, las ideas, saben que las necesito y las odio al mismo tiempo. Supongo que saben que las necesito a cada una de ellas pero en singular, que me duele todo al no conseguir ver dónde comienza una y termina otra, que me culpo por ello...

     Creo que se ríen de mí, que se ríen a carcajadas para que yo pueda oírlas y odiarlas -odiarme-.
Cierro los ojos, lo intento, respiro, lo intento de nuevo y sigo respirando, ignoro el dolor, ignoro la ira, me ignoro a mí y las ignoro a ellas con la esperanza de poder separarlas.

     Creo que simplemente supongo que lo creo porque la certeza de ello puede matarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es un placer recibir tu opinión.
Gracias ^^