domingo, 28 de febrero de 2016

Éxtasis

    Y huye, se esconde, se disfraza. El No-ser que me rodea vive mientras el Ser que no me rodea muere. ¿Acaso es posible? Se retuerce junto a mi piel asesinando mentiras. Se mueve, se convulsiona, se busca histéricamente mientras delira. Y me asfixia, me despierta, y -no entiendo por qué- me alivia.
 
    Y se encuentra, se niega, se odia. Se aferra al No-ser proclamando estar en una pesadilla. ¿Acaso lo está? Balbucea sin quererlo, me araña, me anhela, me aterra. Lo siento intensamente y me duele. Y no se cree, no se entiende, simplemente teme.

    Y se hunde en una lucha, en un éxtasis repentino que deriva en una insólita penumbra. Y grita para sí, insiste dentro de mí. Me arranca la piel y se baña en mi hiel. Se observa a sí mismo y todo resulta de repente un sismo.

    Y se ve al fin, se observa, grita de nuevo, se expande. Se baña en mi sangre, se sirve -al fin- de mi desangre.

jueves, 18 de febrero de 2016

Furor


     ¿Te crees que no lo sé? ¿De verdad crees que has conseguido engañarme; que estoy ciega?
Y te confieso que lo sé, que lo he visto, que lo he sentido. Que las uñas se me clavan en la piel y mi alma se esconde de ti. Y te repito que lo sé, que lo he sentido, que todo es lo que es, que sí, que se me cierran los ojos y la razón se retira lejos de mí.

     Oh, seas lo que seas -dado que es lo único que sé, que eres- mírame a los ojos, porque te estoy gritando -para que me veas- que siempre lo he sabido -que no aceptado-. Que ignoro demasiado, que tengo poco y carezco aún de más, que es difuso todo lo amado. Que el control es ilusión, un profundo deseo que siempre he creído opción.

     Saboreo la verdad y me muerdo la lengua. Me ahogo en mi sangre y la mente se me quiebra. Ella lucha para escapar de ti, Caos. Todo se torna estupor, todo ahora es profunda verdad y furor.