lunes, 21 de marzo de 2016

A tormenta dos





   Y te veo, no sé cómo ni desde dónde, pero te veo. Te sumerges en un mar de mentiras, de engaños, de ilusiones. Te entregas a una corriente hipócrita, maldita, llena de pretensiones. Te hundes en un océano de paradigmas, agitado, lleno de decepciones. Y te veo, y no sé cómo, pero te veo.

   Y te siento, no sé cómo ni por qué, pero te siento. Te siento palidecer ante una cortina de dudas, agitarte ferozmente con el temblor de la verdad, arrancarte la piel a tiras con la única presencia de un significado real.

   Y te busco a todas horas, pero nunca me encuentro. Y permaneces perdido en un todo aleatorio y tormentoso.Y me busco en todo momento, pero nunca te encuentro. Y continúo confusa en este lugar caótico y poderoso.

   Y no sé cómo ni porqué; pero te busco, y permaneces, y continúo.




*Ilustración de Ximo Segarra "Acapu" 
Un planeta llamado Acapu (El blog de Ximo)

jueves, 3 de marzo de 2016

Incoherencia

En ocasiones pienso. Parece algo común e inevitable, nada más lejos de la realidad. Es este pensar algo totalmente distinto. Uno innecesario para vivir. Uno que se torna -sin embargo- absoluto aliento para el impulsivo ser que no podemos evitar ser.

En ocasiones siento. Resulta algo excitante y aterrador, nada más cerca de la verdadera naturaleza. Es este sentir algo totalmente instintivo. Uno innecesario para estar. Uno que se muestra -sin embargo- demasiado inmenso como para poseerlo.

En ocasiones soy. Esto es mucho más que algo, sí. Ni más cerca ni más lejos de nada, porque lo es todo. Es este ser un todo asombrosamente completo. Uno que se torna pero no siempre retorna. Uno que se muestra pero no siempre lo demuestra.

Y parece, resulta y es -pero no algo ni nada-. Te aseguro que no siempre se torna todo aunque lo sea. Una incoherencia justamente en el límite de la coherencia -porque es y no es-. Una innecesaria para vivir y estar, pero jamás para pensar.