viernes, 3 de noviembre de 2017

Meda-i-dón



     Tú, que posees las fronteras, las líneas, los límites. Inmenso azul de un mediano Médano: aplasta mi empeine, llena mis calles, asusta a mi gente.

     Tú, que gobiernas el reflejo de los cielos, el hogar de los marineros, la cárcel de los isleños. Gigante ovalado de una costa abierta: destroza mi piel, diluye mi mente, aterroriza a mi plebe.

     Tú, mediador entre mundos, entre vivos y entre muertos. Tirano sin forma de una demos sumisa: clávate tres veces en mi sangre, desaparece mi alma... posee esta nada.

*
*

lunes, 30 de octubre de 2017

Espejo

     Es cosa que extraña el estar despierta. Todo es extraño, presente, lento y tedioso. Camino lentamente sorteando piedras despistadas. Y surges de la nada, y finjo no haberlo visto; y busco tras cada paso, tras cada palabra, tras cada mirada. Inspiro y expiro. Vuelvo a buscar. 

      Es cosa que atormenta el estar en vigilia. Todo es desconocido, inevitable, pesado y amargo. Corro cuanto puedo alejándome de rocas salvajes. Y sales del vacío, y decido no haberlo creído; y acecho cada movimiento, cada sonido, cada pupila. Hiperventilo. Intento olvidar.

      Es cosa que enloquece el estar consciente. Todo es aterrador, indescifrable, imposible y cruel. Salto sin pensarlo entre acantilados, huyendo de muros demoníacos. Y te arrastras desde lo oscuro, y niego saber desde dónde ha sido;  y me desangro en cada decisión, en cada grito, en cada espejo. Me ahogo... y jamás vuelvo a despertar.  



jueves, 18 de mayo de 2017

Falaz

     Si es esto, si realmente es esto lo que significa, he descubierto algo, algo que resulta sorprendente. Sí, esa es la palabra: sorprendente. ¿Y cómo puede sorprender algo que parece no ser? ¿Como puede sorprenderme algo que es tan relativo, tan inexacto, algo que se asemeja más al humo o a la niebla que a cualquier cosa que pueda tocar? ¿Cómo lo que debe ser puede ser tan falaz a la hora de la verdad?  Falaz: se dice de aquello que no se cumple, que no se da; aquello que es una mentira, que es poco más que nada pero mucho menos que algo. Falaz, vacío, ausente.  Ilusión, cínica ilusión.  

    Si es así, si es así realmente lo que temo, he descubierto todo, un todo inesperado conformado de ideas. Sí, ese es el término con el que se puede comenzar: inesperado. ¿Y acaso puede esperarse este todo que solo se siente en la ausencia? ¿Y acaso puedo esperar este todo tan confuso, tan borroso, este todo tan pesado y tan impenetrable como una pared de hormigón? ¿Y acaso no es ya un imposible que destroza mientras está presente? Imposible: se dice de aquello que no se debe dar, que no se espera -sí, de nuevo inesperado-; aquello que es una falacia, que es menos que nada pero más que ausencia. Imposible, ni vacío, ni ausente. Locura, sorprendente locura. 

    Si no es esto, si no es así, si no es realmente este sorprendente todo de inesperadas ideas, no he descubierto nada. ¿Por qué descubrir algo si no es esto, ni así, ni todo? ¿Por qué sorprenderme de algo que no sea tan falaz como el humo? ¿Por qué esperar algo que no sea tan pesado que me destroce? Cierto: se dice de aquello que no debe ser y que -por tanto- se debe dar. Aquella ausencia total, posible y presente que siempre resulta estar. 


Y la sorprendente ilusión de que si toda locura no es así, ciertamente no es posible. 

miércoles, 8 de marzo de 2017

Nada más yo

   Y él me mira pero no me ve, y es que me señala pero no me mira. Un gesto despectivo, una distracción, un error. Contraste de emociones, de dudas, de temores.Y él me toca pero no me acaricia, y es que me habla pero no me escucha. Una palabra soez, un delirio, un error. Conflicto de sentimientos, de preguntas, de miedos. Y él me sujeta pero no me abraza, y es que me controla pero me ignora. Un golpe, una locura, otro error. Lucha de llantos, de mentiras, de terrores.

    Siempre antónimos que conviven, que se acercan, que se observan en la espera. Siempre conceptos que se gritan, que se odian, que se matan frente a la inocencia. Siempre gestos, palabras, golpes y errores; y siempre terrores, llantos, mentiras y más errores. Y nada más yo, y por nada más muerta. 


lunes, 23 de enero de 2017

Fuego

    ¿Qué es eso que arde? ¿Qué es aquello que me ciega? Se acerca desde la oscuridad para cegarme con crueldad. Y no es nuevo, pero sorprende. Y las pupilas se esconden. Me mira, me ve, me susurra. 

    ¿Qué es aquello que arde? ¿Qué es esto que me quema? Se desliza en el agua para ganarme sin avisar. Y no es luminoso, pero deslumbra.  Y los pulmones se cierran. Me alcanza, me roza, me asusta.

   ¿Qué es esto que me arde? ¿Qué soy yo, que me desgarro? Se arrastra desde el lodo para quemarme. Y no es desconocido, pero aterra. Y la piel grita. Me tiene, me toca, me araña.

     ¿Qué soy yo, que ardo? ¿Qué soy yo, que agonizo? Se funde dolorosamente en sí mismo con tal de ahogarme. Y no es fuego, pero quema. Y los labios se quiebran. Me besa, me muerde, me desangra. 

   ¿Y acaso puedo saber qué soy yo, que tanto agonizo? Porque esto arde y ciega y quema y desgarra. Y se acerca veloz sin avisar. La sangre brota. Y me reduce a nada, me paraliza, me mata.