miércoles, 25 de noviembre de 2015

***

Desear sin pedirlo, sin pensarlo, sin deber. Puede que -incluso- sin temer. Pensar y no ver. Locura, constante locura. Respirar demasiado en un sin vivir asfixiado. Intentar ignorar un instante extasiado. Tratar de olvidar y fracasar. Gritar (cuándo no) por el temor a no hallar.

¿Y cuándo?
¿Y por qué no? (Y por qué sí)
Y sentir, sí, solo dejar de huir del sentir.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Y qué

     Y qué hacer cuando vivir no es vivir, cuando significa prolongar la profundidad de este mal, atentar contra la voluntad del mar, cuando respirar es solo una forma de ignorar toda esta mentira, toda esta constante asfixia. 


                                               Qué pensar, hacer o decir.



  Qué intentar, qué aceptar.

                               

                                                              Cómo luchar, contra qué.



    Cómo ocultar el caos,
                                                       la sed,
                                                                 el vacío,
                                                                                cómo ocultar este aplastante hastío.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Belleza

     Creerte una creación de mi mente, una visión, una misteriosa y cálida maldición. Quizá pensarte, hacer de ti un amante. Quizá mirarte, mirarte de verdad, mirarte hasta que griten los ojos, hasta que se llene de sangre este frío pozo. Entonces, coger aire y preguntar, retener mil cuestiones y temblar, soltar un grito para luego callar.

     Y dar un paso -solo uno-, quizá uno falso, puede que sea en vano. Rendirse, caerse, buscarse para luego no encontrarse. Gritar de nuevo, sí, perderse luego. Y negar el instante, huir de que nos atrape. 

Asistir esta vez a tu dulce existencia, sí, esta terrible certeza de tu palpable belleza.