martes, 12 de marzo de 2019

Resbaladizo

      Esa cosa resbaladiza no tardó en adueñarse de mi vida. Me esperaba frente a la residencia del campus en la que viví durante ese curso, al principio se quedaba en una esquina de la salida, como si no fuese por mí, como si no me observase, como si fuese casualidad. Pero poco a poco, ganó fuerza y perdió distancia. Lo sentía en el rincón de mi cuarto, ese rincón más oscuro que el resto de la estancia que existe en todas las habitaciones. A veces lo observaba con el objetivo de que desapareciera, otras simplemente le daba la espalda para poder dormir. Me despertaba en mitad de la noche sintiéndome alterada y extraña, y sabía que no, que no era yo. Con el tiempo acabó escondiéndose en las tuberías. No pude evitar sentirme violada cada vez que me duchaba, cada vez que tocaba el agua. Y querer sentirme limpia y acabar más sucia. 

     Consiguió metérseme por las fosas nasales y arrebatarme la intimidad hasta en el respirar. Porque ya no estaba sola, no podía. Desde entonces una sensación aplastante me llenó los pulmones y me ahogó la voz. Hasta que acabó, hasta que lo paré, hasta que encontré la manera de sacármelo. Irónico que tan desafortunada solución se basara en un cuchillo de cocina que no verifiqué que estuviera limpio. Y querer sentirme limpia y acabar más sucia.

jueves, 29 de noviembre de 2018

Despacio

     Es nuevo, sí, por eso lo primero que sentí fue una gran sensación de extrañamiento, por eso comenzaron a deformárseme las letras y las ideas. Sí, por eso (porque es algo desconocido) el ruido fue cayendo hasta el cielo (suelo inverso) y dejó de aplastarme los pulmones y las rodillas, maquinaria pesada, poleas liberadas; y el sonido, no extinto jamás de ningún proceso como este, se transformó inevitablemente, ya ahogado (si no inundado) en especie de manantial menos denso que el oxígeno, si cabe, si es posible, si se me permite decidirlo, decirlo, afirmarlo, sencillamente confesarlo.

     Claro que sí, por nada más que eso (porque es algo olvidado) la luz comenzó a caer a medida que desplazaba estos ojos, ya hojalata oxidada, ya mero metal chirriante, para perseguirla; sí, comenzó a pesar en el dorso de mi mano, o en el centro de mis pestañas, o incluso en la punta de mi lengua;  y continuó acariciando de manera distinta todo lo que tocaba para acabar a veces amarga y a veces dulce, pero en muchas más ocasiones simplemente agridulce.

     O me equivoco, o simplemente no sé de qué estoy hablando o qué estaba sintiendo y la mayor extrañeza es que sé que me equivoco, que no es nuevo o desconocido u olvidado; no ahora al menos, no así, no en el instante al que intento hacer alusión, si es que puedo vanamente mantener la ilusión de que puedo guardar un instante, ese instante; como si acaso hubiese acabado, como si supiese qué pasó y qué pasa, como si no sintiera al caminar las rodillas resentidas y los pulmones fríos, como si no caminase sin atenerme a nada porque todo está de alguna manera bañado en un silencio ilusorio, especie de oscuridad tenue, lenta, muy lenta.

Despacio en este azul gigantesco que no sé por qué poseo, reconozco y recuerdo.



viernes, 29 de junio de 2018

Mareo rítmico

 
   Y qué pensar de todo este mareo, suerte de sinsentidos, de todo este círculo sin delimitar que se mueve bajo mis pies, de esta sensación extraña que me habla, de esta brisa húmeda que interrumpe mi silencio.


     Y cómo sentir todo este alboroto, baile de gritos pasivos, todo este espacio flexible que golpea mis plantillas, esta caricia sin forma que me confunde, este susurro que inunda mis cimientos.


     Y cuándo respirar en toda esta locura, choque de corrientes- éxtasis imprevisible-, en todo este centro que seduce mis pilares, en esta mirada sin color que me reclama, en esta explosión de luces que me devuelve el aliento.


- ¡Y qué pensar de todo este mareo! ¡Suerte de sinsentidos!




                                          Y tornarse en nada


                                  en todo


                                              en éxtasis

                                                                    en un millón de vibraciones




                                                            flujo de chispas


                                    fuego que escapa


               mirada que vuela



Y qué pensar de todo este mareo, suerte de sinsentidos.




*Ilustración de Ximo Segarra "Acapu" 

domingo, 10 de junio de 2018

Plata

Mirada lunar en
las mareas,
plata líquida;
faro de otro
plano


único fluido
en la tristeza
marina

única incógnita;
chispa entre
gotas,
mundos de escarcha.

martes, 3 de abril de 2018

Vient(r)o(pía)

     Ni siquiera una lista abierta e infinita de adjetivos sería suficiente para encontrar la palabra perfecta; el término idóneo para describir con exactitud el tono de la oscuridad que hay a pocos metros de la planta de mis pies. 

Fiel, gélida, aterradora. 

                                                          Única compañera más allá de la muerte. 
     
      Me muevo,
                     me deslizo hacia todas partes, caigo hacia ningún sitio, 

me arrastro 
inevitablemente 
a una velocidad que me ahoga de
 vértigo, 
              de ira, 
                           de miedo. 

                                                                         Lentitud imposible. 

     No soy capaz de concebir una imagen mental, ajena a la experiencia, que pueda asemejarse a la frialdad que existe en el borde de cada centímetro de esto que me rodea. Esto que no sé ya 

si es piel 
o si es agua, 

                                    si es mío o no, 

si es mi propia agua, si es la piel de otra...

    Fuera del agua...                                                                              eterna vida en los mares

                                            o fuera de mi piel -no lo sé-

 en un lugar menos húmedo, menos frío, y tan incomprensiblemente cerca de mí, un viento cálido a veces me observa. No imagino lógica alguna que pueda conseguir describirlo de forma fiel. 

Palabras incomprensibles, candentes y dolorosas se me agolpan en la punta de la lengua

Casi poderoso, casi delicado,
                                                         terriblemente mortal, 


simplemente efímero



      Me retuerzo inevitablemente entre la escarcha, el agua, yo misma

Y el calor y el frío,  ilusión poética,
                                                                    choque de naturalezas malditas
                                suceso imposible,

                                                                                  mágico


Debajo, siempre, de forma implícita, esa oscura palabra de tono desconocido...

Ni siquiera una vida entera de gritos sería suficiente
                                                                                 para encontrar uno que exprese

                                                                                                                                                                                                      esta triste imag e n




                                                                                                                                 E
                                                                                                                                 N
 ----------------------------------------------------------------------------------------------- T
                                                                                                                                 R
- ---------------------------------------------------------------------------------------------- O
-- ----------------------------------------------------------------------------------------------P
--- ---------------------------------------------------------------------------------------------Í
---- --------------------------------------------------------------------------------------------A