viernes, 29 de junio de 2018

Mareo rítmico

 
   Y qué pensar de todo este mareo, suerte de sinsentidos, de todo este círculo sin delimitar que se mueve bajo mis pies, de esta sensación extraña que me habla, de esta brisa húmeda que interrumpe mi silencio.


     Y cómo sentir todo este alboroto, baile de gritos pasivos, todo este espacio flexible que golpea mis plantillas, esta caricia sin forma que me confunde, este susurro que inunda mis cimientos.


     Y cuándo respirar en toda esta locura, choque de corrientes- éxtasis imprevisible-, en todo este centro que seduce mis pilares, en esta mirada sin color que me reclama, en esta explosión de luces que me devuelve el aliento.


- ¡Y qué pensar de todo este mareo! ¡Suerte de sinsentidos!




                                          Y tornarse en nada


                                  en todo


                                              en éxtasis

                                                                    en un millón de vibraciones




                                                            flujo de chispas


                                    fuego que escapa


               mirada que vuela



Y qué pensar de todo este mareo, suerte de sinsentidos.




*Ilustración de Ximo Segarra "Acapu" 

domingo, 10 de junio de 2018

Plata

Mirada lunar en
las mareas,
plata líquida;
faro de otro
plano


único fluido
en la tristeza
marina

única incógnita;
chispa entre
gotas,
mundos de escarcha.

martes, 3 de abril de 2018

Vient(r)o(pía)

     Ni siquiera una lista abierta e infinita de adjetivos sería suficiente para encontrar la palabra perfecta; el término idóneo para describir con exactitud el tono de la oscuridad que hay a pocos metros de la planta de mis pies. 

Fiel, gélida, aterradora. 

                                                          Única compañera más allá de la muerte. 
     
      Me muevo,
                     me deslizo hacia todas partes, caigo hacia ningún sitio, 

me arrastro 
inevitablemente 
a una velocidad que me ahoga de
 vértigo, 
              de ira, 
                           de miedo. 

                                                                         Lentitud imposible. 

     No soy capaz de concebir una imagen mental, ajena a la experiencia, que pueda asemejarse a la frialdad que existe en el borde de cada centímetro de esto que me rodea. Esto que no sé ya 

si es piel 
o si es agua, 

                                    si es mío o no, 

si es mi propia agua, si es la piel de otra...

    Fuera del agua...                                                                              eterna vida en los mares

                                            o fuera de mi piel -no lo sé-

 en un lugar menos húmedo, menos frío, y tan incomprensiblemente cerca de mí, un viento cálido a veces me observa. No imagino lógica alguna que pueda conseguir describirlo de forma fiel. 

Palabras incomprensibles, candentes y dolorosas se me agolpan en la punta de la lengua

Casi poderoso, casi delicado,
                                                         terriblemente mortal, 


simplemente efímero



      Me retuerzo inevitablemente entre la escarcha, el agua, yo misma

Y el calor y el frío,  ilusión poética,
                                                                    choque de naturalezas malditas
                                suceso imposible,

                                                                                  mágico


Debajo, siempre, de forma implícita, esa oscura palabra de tono desconocido...

Ni siquiera una vida entera de gritos sería suficiente
                                                                                 para encontrar uno que exprese

                                                                                                                                                                                                      esta triste imag e n




                                                                                                                                 E
                                                                                                                                 N
 ----------------------------------------------------------------------------------------------- T
                                                                                                                                 R
- ---------------------------------------------------------------------------------------------- O
-- ----------------------------------------------------------------------------------------------P
--- ---------------------------------------------------------------------------------------------Í
---- --------------------------------------------------------------------------------------------A
                                                                                              




     







viernes, 3 de noviembre de 2017

Meda-i-dón



     Tú, que posees las fronteras, las líneas, los límites. Inmenso azul de un mediano Médano: aplasta mi empeine, llena mis calles, asusta a mi gente.

     Tú, que gobiernas el reflejo de los cielos, el hogar de los marineros, la cárcel de los isleños. Gigante ovalado de una costa abierta: destroza mi piel, diluye mi mente, aterroriza a mi plebe.

     Tú, mediador entre mundos, entre vivos y entre muertos. Tirano sin forma de una demos sumisa: clávate tres veces en mi sangre, desaparece mi alma... posee esta nada.

*
*

lunes, 30 de octubre de 2017

Espejo

     Es cosa que extraña el estar despierta. Todo es extraño, presente, lento y tedioso. Camino lentamente sorteando piedras despistadas. Y surges de la nada, y finjo no haberlo visto; y busco tras cada paso, tras cada palabra, tras cada mirada. Inspiro y expiro. Vuelvo a buscar. 

      Es cosa que atormenta el estar en vigilia. Todo es desconocido, inevitable, pesado y amargo. Corro cuanto puedo alejándome de rocas salvajes. Y sales del vacío, y decido no haberlo creído; y acecho cada movimiento, cada sonido, cada pupila. Hiperventilo. Intento olvidar.

      Es cosa que enloquece el estar consciente. Todo es aterrador, indescifrable, imposible y cruel. Salto sin pensarlo entre acantilados, huyendo de muros demoníacos. Y te arrastras desde lo oscuro, y niego saber desde dónde ha sido;  y me desangro en cada decisión, en cada grito, en cada espejo. Me ahogo... y jamás vuelvo a despertar.